Últimas reseñas

15.10.13

Pasos al vacío.

Nada podía remediar su error. Le tenía miedo al futuro y al presente, pero más le temía al caluroso pasado porque nada podía cambiar.
Intento sonreír. Una, dos, tres, mil veces y, sólo dibujo una mueca en su cansado y ojeroso rostro. Lo había intentando pero su traición congelo el amor.
Había perdido fuerza y, aun no sabía cómo llego a parar hasta ese lugar, esa cama extraña, que no le pertenecía a su amada, que no le aportaba calor ni protección.
Entre cobijas y el frío invierno, lloró a mares, pero eso no cambiaba nada. El calor se convirtió en hielo rápida y fugazmente.
Quiso salir, y cayó rendido, al suelo cuando los recuerdos llegaron a su mente, nítidamente, atormentándolo cada segundo.
Acciones sin pensar, pasos al vacío, hacía el dolor y arrepentimiento. Hasta ahora, ni sabía porque lo había hecho. Copas de más. O quizá la monotonía. Pero lo había hecho.
Tembló levemente ante el frío abrasador, al cual se había intentado acostumbrar.
Quiso explicárselo, pero sin tener respuesta de él mismo, lo cual le confundió aun más.
Entonces, supo. Que algún día tendría que levantarse, y seguir caminando. Sin ella. Que no podía lamentarse, porque algo lo había hecho adentrarse al vacío, del cual, ahora tendría que salir sin opciones.
Que ella no era la correcta, pero que le había hecho feliz y había marcado su vida con cada beso.
El último sollozo lo hizo estremecer, pero no podía ni quería seguir así.
El humo se desprendía de aquella taza de té que sus débiles manos sostenían y, mirando hacia aquella ventana una vez más, se encontró con la mirada puesta en el pasado, intentado retornarla hacía el presente.
Semanas pasaron para que el pudiera recobrar su antigua vida. Los días que las lágrimas cayeron cada noche fueron disminuyendo hasta quedar en el pasado.
Fue en otoño del siguiente año, cuando ese último día llego, sus ojeras casi habían desaparecido, y la sonrisa había vuelto.
Aprendió, claro que lo hizo y, nunca olvido que un pequeño paso sin pensar, te hace caer hacia el fondo. Y tendrás que levantarte, porque no te puedes quedar estancado y renunciar, como un cobarde.
~~~~~
Escribí esto hace mucho y tenía muchas ganas de publicarlo, disfruto mucho volviéndolo a leer cuando lo encuentro en mis archivos.
-J

3 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Que hermosa entrada, todo puede cambiar tan de repente y estamos tan obligados a alzarnos... Es hermoso^^

Besos

Mía. dijo...

me hace sentir identificada. muy lindo y bien escrito

Antony G. Martínez dijo...

Vaya, me identifico totalmente. Simpatizo 100% con esta entrada. Parece que la haya escrito yo, para mí.

¡UN SALUDO!
http://undiariopersonalmas.blogspot.com.es/