Últimas reseñas

15.7.14

Cuando la dejas ir...

Y así es como pasaba Abril, Mayo, Junio y Julio… Sin ella. 
Sólo acepto que la amaba cuando la dejo ir. El tiempo no fue su amigo, las manecillas del reloj se movieron mucho más rápido de lo esperado. Es algo inevitable, no podemos cambiar el paso del tiempo.
Todo lo que tocaba moría, y así lo había hecho ella, no literalmente por supuesto, pero había muerto esperando, y al final ella se decidió por marchar.
Sólo extrañamos las cosas (o personas) cuando las perdemos. Sólo sabemos el valor que tienen cuando dicen adiós.  
Porque solo necesitaba dejarla ir para saber que la amaba. Y ahora no le pertenecía.
Sólo era un pasajero en su vida. Y había llegado en el momento equivocado.
Pasó también Agosto, e incluso después de cinco meses supo que la seguiría amando en Septiembre. 

Foto de MorgueFile

4 comentarios:

Nerea dijo...

Cuanta razón en una misma entrada. Te felicito.
Un besito

Sireia dijo...

"Pasó también Agosto, e incluso después de cinco meses supo que la seguiría amando en Septiembre."

Me recuerda mucho a la película Submarine, donde Oliver Tate dice que Jordana Bevan le seguirá importando incluso cuando tenga 30 años.

Es hermoso, ¡un millón de abrazos!

Helena L. dijo...

Toda la razón del mundo!
Las personas somos "idiotas" cuando dejamos ir a la persona que más hemos querido. Son decisiones estúpidas que muchas veces hemos cometido.
beautiful

Alicia García dijo...

Holis :3
Jo, un texto precioso, el finalo me ha puesto la piel de gallina, ahí lo dejo!
Y estoy de acuerdo, nunca nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que un día ya no esta.
Besos, Alicia